Sádica

Con las bragas en los tobillos,
se deleita frente al tocador
y simula estar de acuerdo
con su filosofía
de vida.

3 comentarios:

Sra. Berberecha dijo...

Me ha encantado. Necesitaba leer algo así.

victorbite dijo...

Pero qué grande eres.

Skaði dijo...

Sabes qué me pasó hace tiempo, antes de irme a Noruega por primera vez, bastante antes, estaba incluso delgada -no tanto como ahora, o sea no estaba delgada, estaba normal, ahora estoy delgada- con uno con el que me lié (y con el que le arranqué una página a Los detectives salvajes), un día me contó que salía de dar clase en el instituto en el que da clase y subió al autobús y se sorprendio a sí mismo pensando mientras subía al autobús "GRACIAS, SADE"... Todo porque una noche le hablé -y no sólo le hablé-, de que La filosofía en el tocador me pilló demasiado joven para leerla...