In(tro)ducción

Una parece una Barbie, pero es una Roja.
Su compañera se come a los hombres, de dos en dos.
Pero dice que es frágil.
Detrás de la máscara, la muñeca está rota.
Un niño estúpido le ha arrancado la cabeza.
Es guapo, tierno y de mentira.
Le dice que la quiere,
pero no es más que un espejo de feria.
Ella elige la puerta de la izquierda.
Y se pierde, dentro del laberinto.

4 comentarios:

Nébula dijo...

Máscaras, espejos y laberintos...Extrañamente familiar


Dentro del Laberinto, mágica película :)

Meryone dijo...

es guapo, tierno y de mentira...

besos

Àgueda dijo...

me los como de seis en seis, porque un día a la semana descanso y me devoro a mí misma

Meryone dijo...

nos hemos cruzado porque yo estaba asomándome aquí a ver cuál había sido la última mujer extraña...

no recordaba lo de guapo, tierno y de mentira...

o había querido olvidarlo, más bien

me voy a volver como águeda y voy a comérmelos de seis en seis... aunque la autofagia me parece excesiva

ay, las nínfulas!

besos

y pérfida siempre, querida

(qué va, se me da más mal...)