Nubes grises y luna de cosecha

Qué cosecha, me pregunto yo, mientras planeo la próxima huida de mi Alcatraz particular. El horizonte nunca estuvo tan lejos; y esas nubes parecen estar cerca, muy cerca. La manta de mi niña tóxica pica. No estoy segura de querer girar en esa curva, le digo. Se resiste. Destruye todo lo que toca, con sus pezuñitas de animal a medio hacer. La muy puta.

4 comentarios:

Nébula dijo...

"El horizonte nunca estuvo tan lejos; y esas nubes parecen estar cerca, muy cerca."

Pero las dos sabemos que no hay certezas en la metereología, y cuando menos te lo esperes puede salir un rayo de sol oh oh oh :)

La pequeña Delirio dijo...

oh oh oh ja lá...

;)

AAN dijo...

Pues tira esa manta ya o mejor, quémala.

Besito, lindaaaa. No sé de ti. ¿Todo bien?, ¿te llegó aquello que te mandé?

antonella puntocom dijo...

Me gusta esta niña tóxica.