Alicia

"Por qué habré llorado tanto" se pregunta la niña que, sin pudor, se mete en la boca hongos, orugas y pastas de té. Antes de que la hora cambie. Esta baraja no tiene suficientes corazones. Y mi reloj ha dejado de latir.

2 comentarios:

Comtessa d´Angeville dijo...

No te preocupes que yo te dejo mi reloj, que el tic tac tic tac tic tac me pone de los nervios.

La pequeña Delirio dijo...

me parece bien :)